lunes, 21 enero 2019

Las 4 Reglas

E-mail

 

El adolescente tiende por naturaleza a enjuiciarlo todo, tiene una considerable visión crítica de lo que le rodea. Puede ser positivo si establecemos reglas de juego. Para que alguien tenga derecho a corregir, tiene primero que ser persona que esté capacitada para reconocer lo bueno de los demás, y que sea capaz también de decirlo; que no corrija quien no sepa elogiar de vez en cuando. El que, nada positivo encuentra en los demás, tiene que replantear su vida desde los cimientos; algo en él no va bien, tiene una ceguera que le inhabilita para corregir.


jovenesHa de corregirse por cariño. Tiene que ser la crítica del amigo, no la del enemigo. Tiene que ser serenos, ponderados y cuidadosos, sin ironías ni sarcasmos, con esperanza de verdadera mejoría.


Tampoco debe darse la corrección, sin antes hacer examen sobre la propia culpabilidad en lo que se va a corregir. Se corrige desde dentro, comenzando por el reconocimiento de la propia culpa. Y el corregido, lo entenderá mucho mejor, porque empezamos por compartir su error con el nuestro, y no lo verá como una agresión desde fuera sino como una ayuda desde dentro.


Se refiere a la forma de llevar a cabo la corrección. Ha de ser cara a cara, con prudencia y en privado, pues no hay nada más sucio que la murmuración o la denuncia anónima del que tira la piedra y esconde la mano.


Específica y concreta, no generalizadora; sabiendo centrarse en el tema, sin exageraciones, sin superlativos, sin abusar de palabras como siempre, nunca;


Saber elegir el momento para corregir o aconsejar, que ha de ser cuanto antes, pero esperando a estar los dos tranquilos para hablar y tranquilos para escuchar


Poniéndose en su lugar, haciéndose cargo de sus circunstancias, procurando calzar en sus zapatos antes de juzgar.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos